Personalidades

Delfina Randolf

Al compas del acordeón y la música típica pozucina, podemos decir que Delfina Randolf es un persona muy grande, ejemplo a seguir y tesoro vivo de Pozuzo, ahora de la region Pasco y a nivel Nacional.

Delfina Randolf Crisanto nació el 1ro de Octubre de 1924 en el lugar denominado Puquiazu, barrio de Yanahuanca en Pozuzo, hoy perteneciente a la provincia de Oxapampa en la región Pasco. Hija de Juan José Randolf Vogt de nacionalidad de Austria – segunda generación –  y de Juana Crisanto Gonzáles de nacionalidad de España – tercera generación. Fue bautizada por el segundo párroco de Pozuzo padre Francisco Schafferer en la Iglesia San José, recibió la primera Santa Comunión el 20 de Junio de 1933 en la capilla de San Antonio en Yanahuanca y fue confirmada por el Padre José Pous el 13 de febrero de 1933.

Fueron seis hermanos, el varón se llamó Agustín y cinco hermanas, Aurelia, Delfina, Mónica, Carolina, Ana y Sabina. Las tres primeras hermanas nacieron en Puquiazu, Yanahuanca, dos de ellasDelfina Randolf en el barrio de Naranjal y la última hermana nació en Seso. Procedía de una familia pobre y numerosa, pero educados en la fe católica. «Desde muy niña su madre le enseño a rezar y le dió algunas clases de religión, como son la confesión, el cumplimiento y respeto a los diez mandamientos de la Ley de Dios y también mientras su madre ureaba el huerto le enseñaba a rezar el Santo Rosario».

El Padre Francisco Schafferer fue su profesor de religión quien le enseñaba en alemán y castellano, una vez a la semana en Yanahuanca, y la maestra Carolina Egg Johann, su primera profesora, en la escuela. Para asistir a sus clases en Yanahuanca tuvo que caminar al igual que sus hermanas aproximadamente dos horas desde su casa, por ello su tío Samuel Crisanto Gstir le ofreció la pensión y así pudo estudiar hasta el tercer grado de primaria.

La familia Randolf Crisanto inicialmente vivia en Puquiazu, pero a raíz de la presencia de bandoleros o delincuentes procedentes de Panao se tuvieron que retirarse al caserío de Naranjal. Lastimosamente tuvieron malos vecinos y la familia nuevamente se tuvo que retirar, en este caso al caserío de Seso, gracias a que su tío Ernesto Crisanto Gstir le regalara un terreno.

Delfina, a la edad de los 15 años halla por el año 1939 ya mostraba vocación de servicio y por esa razón preparó a un grupo de niños para la primera confesión y comunión en Seso. Posteriormente por espacio de tres años trabajo apoyando a la cocinera en la Parroquia San José de Pozuzo. Durante esos años el padre Luis Ipfelkofer le enseño a tocar el melodio y gracias a él aprendió a tocar con partituras y así como un 13 de diciembre del año 1942 tocaba el melodio por primera vez durante la Santa Misa. Las primeras personas que le apoyaron como cantores en el coro de la Iglesia fueron sus tíos Ernesto y Samuel Crisanto Gstir, José Heidinger Schuler, Jorge Echevarria Schmidt; todos ellos cantaban en alemán, latín y español. Al respecto Delfina Randolf manifiesta: «gracias al buen Diosito, a pesar que las personas que integraban su primer coro, fallecieron, pero siempre encontró hombres y mujeres como cantores para sus diferentes coros!».

Delfina Randolf de su niñez recuerda lo siguiente: «Para escuchar la Santa Misa los domingos veniamos a alojarnos donde el tío Samuel Cristanto Gstir. En las noches se juntaron los vecinos para enseñar o repasar los bailes y cantos típicos. Jorge Echevarria Schmidt trajo un rondín en reemplazo del acordeón, él fue el músico. Yo tenía 7 años, en esas noches aprendí los bailes y cantos típicos pozucinos. Jorge Echevarria y Juana Gstir Schuler, Rosalía Gstir Schuler, Samuel Crisanto Gstir, Ernesto Crisanto Gstir, Elvira Crisanto Gstir, Sabina Crisanto Gstir, Carolina Crisanto Gstir, mi madre, Juana Crisanto Gonzáles, todos ellos bailaban, yo les observé y aprendí».

Sus padres y el padre Andreas Riedl vieron en Delfina sus grandes dotes, su vocación para la docencia y por esa razón le brindaron todo su apoyo; recomendando a la maestra Carolina Egg para que le diera clases y es así que se convirtió en su maestra hasta el tercer grado de primaria. Por esa época en Pozuzo sólo se podía estudiar hasta el tercer grado de primaria, viéndose obligada a dirigirse a Oxapampa a fin de culminar sus estudios primarios hasta el sexto grado, Escuela que estaba regentada por las hermanas franciscanas alemanas de Bamberga. La única forma para dirigirse de Pozuzo a Oxapampa en esos tiempos era por el camino de Cajumpata, la misma que duraba tres días por camino de herradura.

Cuando terminó de estudiar la primaria en Oxapampa empezó a trabajar como profesora el 1ro de abril de 1952 en la Escuela llamada Kitzschule (esta escuela estaba patrocinado por el señor Arnold Kitz y funcionaba al costado de lo que hoy es el Museo Schafferer). Después de 7 años de trabajo y en el año 1960 viajó a Lima a continuar sus estudios secundarios en el Colegio Guadalupe durante el periodo vacacional, es decir de enero a marzo de cada año; en compañía de otras jóvenes pozucinas como Rosina Gstir Schmidt y Carolina Zevallos Berastein. Es así como la maestra Delfina Randolf trabaja por espacio de 30 años sin problemas (1952–1981) y concluye su labor docente en la Escuela Primaria de Menores Reverendo Padre José Egg Nº 34226 en el Centro Pozuzo. En todos los años de labor docente tuvo como Director a los Párrocos Juan Pezzei (1961–1964), quien a la vez le enseño a tocar el acordeón, y al Padre Luis Starker (1965–1973) y como colegas de trabajo a Carolina Egg (1933–1968), Edilberto Westreicher Saldani (1962–1964), Alicia Poma (1970–1986), María Schmidt (1969–2012), entre otros maestros. Para reuniones de capacitación docente y otras actividades educativas y socio-culturales que se desarrollaron en Pozuzo compartieron experiencias con otros colegas que trabajan en el ámbito del distrito de Pozuzo, como: Rosina Gstir (1957–1984), Abel Trujillo (1960–1991), Federico Schmidt (1961–1973), entre otros.

En el año 1955 visita Pozuzo el periodista alemán Karl Tannwald Schmidt y su esposa Ingrid. Al constatar que la maestra Delfina venía enseñando el idioma alemán decidieron ayudarle y gestionaron para que viajara a Lima en el año 1956 y así pudiera realizar estudios de alemán en el Colegio Santa Ursula y en el Colegio Peruano-Alemán Alexander von Humboldt. Ya estando en Lima conoció a varios profesores que trabajaban en dichos colegios y en sus conversaciones siempre comentó que en Pozuzo aún se hablaba el idioma alemán por ser una colonia austro-alemana. Lo cierto es que la maestra Delfina aprovechando sus nuevas amistades y contactos consiguió ayuda económica para reparar la Escuela KITZ y es así que a través de la señora Feier que tenía influencia en el Ministerio consiguió una donación de veinte mil soles para la reparación de la mencionada Escuela y con la recomendación que dicho dinero no tenía por qué perderse ni malgastarse.

Para el Centenario de Pozuzo (julio del año 1959) estuvieron presentes representantes de las Embajadas de Austria y Alemania quienes se comprometieron entre otras obras la construcción de una nueva escuela, la misma que estuvo bajo la dirección del Padre Juan Pezzei y la obra a cargo del señor Alois Budweiser, lográndose inaugurar en el año 1961. Sin duda que Delfina tuvo mucho que ver en todas las obras educativas y culturales de la época, por eso ella sostiene que desde el año 1959 Pozuzo recibió la ayuda de Austria y Alemania, de quien está muy agradecida.

Por el año 1982 visitaron Pozuzo dos tiroleses de corazón Bruno Habicher y Elisabeth Schwarz, socios fundadores y directivos del Círculo de Amigos para Pozuzo en el Tirol con sede en Silz. Ellos fueron portadores para que Delfina Randolf pudiera hacer una visita oficial a Austria invitado por el Econ. Eduard Walnöfer, Presidente Regional del Tirol, y como premio por haber trabajado de manera voluntaria y gratuita a favor de la enseñanza del idioma alemán y por toda su labor socio-cultural en Pozuzo. Durante su estadía tanto en Austria y Alemania, visitó varios lugares y amistades; por ejemplo vivió en la casa de Gerd Randolf en Silz, hoy denominado Pueblo Gemelo de Pozuzo. Naturalmente que su viaje por estos países fue muy hermoso, inolvidable y donde aprendió muchas cosas nuevas. Al respecto Delfina manifiesta lo siguiente: «De regreso de mi viaje empecé a realizar otros trabajos para mi querido pueblo de Pozuzo. Enseñé música con partituras y cantos en alemán a todos los que tenían interés sin distinción de razas, enseñé, formé muchos grupos en cantos, bailes típicos. También preparé un coro para la iglesia con canciones religiosas en alemán y castellano. Más de 60 años he cantado y tocado en la iglesia para mi Diosito. Ahora tengo reemplazantes que siguen lo que yo he enseñado, como la señorita Yeraldina Martínez Kroll, domina las partituras igual como yo. Ella viajó a Alemania a estudiar alemán y regresó a trabajar a Pozuzo. Recemos al Espíritu Santo, La Virgen Santísima y a San José, ellos nos ayudaron para que todo vaya bien en nuestra vida. Siempre he trabajado unido con el pueblo sin distinción de razas, porque la unión mueve cielo y tierra.»

El 26 de febrero de 1986, la señorita Delfina Randolf Crisanto con el apoyo de la Madre Juana Eifertinger del Colegio Santa Maria Goreti de Lima, solicitaron a la Embajada de la República Federal de Alemania en el Perú la posibilidad de recibir un apoyo económico para la compra de la casa de la Betania. La compra de esta casa para el futuro Museo tuvo un costo de 4000,00 dólares americanos. Para esta compra también se tuvo el apoyo económico de importantes instituciones austriacas como el Zonta Club de Viena, Círculo de Amigos para Pozuzo en el Tirol; como también el mismo aporte de la Asociación de Historia y Cultura de Pozuzo. En abril del año 1988 se pudo hacer realidad la compra de la casa Betanía y finalmente el Museo Schafferer fue inaugurado el 19 de setiembre del año 1993, contando con el apoyo decidido y como co-fundadora a la maestra tirolesa Theresia Treichl, muy buena amiga de Delfina Randolf.

El 27 de mayo del año 1979 se fundó la Sociedad Cultural de Pozuzo, institución cultural sin fines de lucro, siendo sus fundadores las siguientes personas: Agustín Egg Schuler, Carolina Egg Johann, Francisco José Köhel y Delfina Randolf. El 7 de mayo del año 1984 esta Institución Cultural fue inscrita en los registros público como Asociación de Historia y Cultura de Pozuzo. Delfina Randolf fue la primera secretaria y posteriormente presidenta de esta importante institución cultural pozucina.

La Asociación de Historia y Cultura de Pozuzo en el año 1993, contando con el apoyo de la Asociación de Pozucinos residentes en Lima, logró registrar ante el INDECOPI siete piezas de canto y bailes típicos pozucinos, las partituras y letras musicales estuvieron compilados por la maestra Delfina Randolf, entre ellos el famoso baile típico del Beirisch Polka y la canción sentimiento pozucino, considerado como el Himno cultural de Pozuzo.

En el marco del Sesquicentenario de Pozuzo (julio 2009) el Congreso de la República del Perú otorgo Diplomas de Honor a doce personas mayores y notables de Pozuzo, en la relación de estos ilustres ciudadanos pozucinos se encuentra Delfina Randolf. En su hoja de vida y sustento que se hizo llegar al Congreso de la República se menciona lo siguiente: «Señorita Delfina Randolf Crisano. Maestra pozucina jubilada, dedicada al desarrollo de la educación, difusión de las tradiciones y costumbres traídas por los colonos austro-alemanes a Pozuzo (idioma alemán, música y bailes), fe católica y a pesar de su avanzada edad es la sub-directora del Museo Schafferer de Pozuzo».

Por su parte la Municipalidad distrital de Pozuzo otorgo a Delfina Randolf la Medalla Sesquicentenario de Pozuzo como ciudadana honorable, medalla que también recibieron personas notables y ex alcaldes de Pozuzo, principales autoridades regionales, nacionales y extranjeras (de Austria, Alemania y de la colonia alemana de Tovar en Venezuela) que honraron con su presencia  durante las festividades por el Sesquicentenario de Pozuzo. Delfina Randolf muy a su estilo y elegantemente vestida con un traje típico pozucino o tirolés, desfilo orgullosamente al lado de los directivos y socios de la Asociación de Historia y Cultura de Pozuzo durante el desarrollo del «VII Encuentro de Comunidades de habla alemana de América Latina», que se desarrollo en Pozuzo del 07 al 09 de octubre del 2009.

Actualmente la maestra Delfina Randolf, a pesar de su avanzada edad ya que está por cumplir 88 años de edad, ella sigue asistiendo a las misas dominicales de las 08:00 h, que se ofrece en la Iglesia San José de Pozuzo, y de alguna forma sigue cantando canciones religiosas en alemán y naturalmente muy pendiente del trabajo que están realizando sus discípulas. Me estoy refiero a la señora Eva Solleder de Ballesteros, actual Presidenta de la Asociación de Historia y Cultura de Pozuzo, presidenta del directorio y guía del Museo Schafferer, como también de su alumna preferida, la señorita Yeraldina Martinez Kroll, quien es la responsable del elenco de danzas de la Asociación, del coro parroquial y actual profesora del idioma alemán en las instituciones educativas del centro Pozuzo, con carácter oficial.

Pozuzo, 27 de marzo de 2012

Escrito por:

Lic. Wilfredo Laura Contreras

Director del Museo Schafferer de Pozuzo

Fuentes:

• Autobiografía de Delfina Randolf (2009)

• libro «Un momento de gratitud para nuestros líderes …» (Institución Educativa Túpac Amaru de Pozuzo, 2008)

• entrevistas, artículos varios publicados en la revista Despertar Pozucino (1991–1998)

• Revista «Rumbo a los 150 años de Pozuzo» (2007)

• archivos de la AHC, Pozuzo

• Museo Schafferer

• escritos, discursos, ponencias y artículos varios de Wilfredo Laura.

 











peruano-aleman      
  Facebook   Nuestros
Websites
  Newsletter
Peru-Spiegel-Mail 
 
Loading